Mariel en rose

mi vida como mujer…

Cuando Mariel comienza a hacerse presente (y futuro)

Cuando imaginé éste lugarcito de libertad para expresar lo que siento y lo que soy realmente, pensé en ir relatando lo que me iba sucediendo a lo largo del tiempo y en un orden cronológico lo más aproximado posible a la realidad. Sin embargo, voy a cambiar la forma, porque me resulta más sencillo y espontáneo si voy contando todo según me van llegando los recuerdos y las sensaciones. Puede ser que coincida un relato con otro en lo cronológico, pero no siempre será así. Lo que sí me prometí, es que siempre serán realistas, con la mayor cantidad de detalles relevantes posibles.

Acababa de terminar mi período de Jardín de Infantes y llegaron las vacaciones previas a mi ingreso a la escuela primaria.

En febrero fuimos en familia a pasar unos días a Mar del Plata y allí cumplí mis siete años de edad. Estábamos parando en un departamento alquilado por 15 días junto a mi tío (el hermano mayor de mamá), mi tía y mis primos: Laura y Martín.

A ésta edad no puedo decir que ya tenía medianamente claro lo que sentía, lo que quería o lo que se me iría revelando cada vez con mayor intensidad dos o tres años más adelante. Sí puedo entender ahora algunas cosas que me pasaban y que no asociaba a nada concreto, a nada que tuviera algo que ver con mi futura manera de ver el mundo y a mí misma (a mi “mismo”, a esa altura de mi vida).

Las vacaciones pasaron normalmente hasta casi los últimos 5 días. Playa y juegos con mis primos y una salida a caminar y a comer después de la playa, a la tarde. No mucho más porque el presupuesto no daba para demasiadas cosas más. Alguna película si llovía y dos o tres veces, alquiler de bicicletas en una plaza cercana al edificio en el que estábamos parando.

En los últimos días (según creo, alrededor de 5 días antes de volver a casa) pasaron dos o tres cosas que ahora puedo considerar como una especie de punto de partida del despertar de mis sentimientos y sensaciones verdaderas, que me acompañarían por el resto de mi vida.

Lo primero que recuerdo fue que uno de esos últimos días estábamos en el mar mi tío, mis primos y yo. La pasábamos bien jugando con las olas, hasta que vino una que era más grande que las otras (o yo me distraje o no estaba bien afirmado, no lo sé con certeza) y me revolcó. El agua me había tapado y no podía hacer pie. Es que sin darnos cuenta nos metimos hasta donde el agua me llegaba a la altura del pecho. Cuando estaba tratando de hacer pie de nuevo para asomar la cabeza fuera del agua, mi tío me agarró como pudo. Con una mano me tomó de un brazo y con la otra, de la malla a la altura de las nalgas. De ambos lados me tomó fuerte, con firmeza. Ahora me llega más fuertemente el recuerdo de la mano en mis nalgas porque sé positivamente que, sin saber qué significaba, me corrió por todo el cuerpo una sensación nueva y extrañamente placentera. Claro, eso me llegó después de unos minutos, cuando ya estaba más tranquila y a salvo. Quedé algo asustada y eso me provocaba un poco de frío, así que se decidió que volvieramos al departamento. El recuerdo tan fresco de lo que había pasado me volvía una y otra vez, y cada vez (sin enteder el por qué) me detenía más en recordar las manos firmes y fuertes de mi tío en un brazo y en mis nalgas.

La otra cosa que me sucedió en esos días, importante en mi futuro, fue algo que puede resultar una tontería… pero viéndola desde mi realidad posterior, no lo es tanto. Ya no quise volver a bañarme en el mar, así que me quedaba sentada en la arena la mayor parte del tiempo. Jugando con cualquier cosa o con mis primos haciendo figuras en la arena. A pesar de que ya el sol no me hacía daño a esas alturas de las vacaciones, al estar en la arena tanto tiempo hacía que estuviera más expuesta al sol. Mamá, entonces, tomó un pañuelo grande que ella solía ponerse en el cuello o en el cabello y me lo puso abierto sobre mi cabeza, de tal forma que caía sobre mi espalda y mis hombros. A pocos metros de donde estábamos nosotros había otra familia. Era el matrimonio y una hija de más o menos mi edad. Ella tenía el cabello muy largo y ondulado (muy parecido a la foto). Había una briza que recorría la playa y su cabello se mecía al mismo ritmo, tal como me sucedía a mi con el pañuelo de mamá sobre mi cabeza. De pronto me dí cuenta de que me había quedado mirándola e imaginando que la sensación que la nena tendría con sus cabellos acariciando su espalda y sus hombros sería similar a la mía con el pañuelo en mi cabeza. Eso, e imaginarme como ella fue casi una sola cosa.Yo creo que, retomando de a poco los viejos recuerdos, estas dos situaciones que cuento son las que comenzaron a hacer despertar lo que imagino que traje conmigo desde antes de nacer. Por eso es que en alguna otra parte dije que yo nací para ser mujer. Y en mi corazón, soy absolutamente una mujer. Amo sentir lo que siento.

(Material repuesto. Pertenecía al anterior blog: “mi vida como Mariel”)

——————————————————————————————————–

Hola amigos y amigas…

Debido a que Blogger me suprimió los blogs recientemente, estoy reinciando todo otra vez. Por eso no van a encontrar el contenido que había antes en este post. Estoy tratando de reponer lo más que pueda de lo que había y siempre agregando cosas nuevas… También muchas fotos.

Les pido disculpas y espero que sigan visitándome.
Siempre encontrarán material de su interés y fotos de chicas hermosas…

Un beso grande y los espero.
Muchas gracias…!!!!

Mariel

13 octubre, 2008 - Posted by | mi vida como Mariel | , , , , ,

5 comentarios »

  1. mariel te felicito,yo igual que me siento una mujer.pero nunca lo pude realizar.tu pagina me a hecho sentir muy bien.besos.un abrazo.

    Comentario por carol milena | 26 noviembre, 2008

  2. mariel te felicito,yo igual que tu me siento una mujer.pero nunca lo pude realizar.tu pagina me a hecho sentir muy bien.besos.un abrazo.

    Comentario por carol milena | 26 noviembre, 2008

  3. Carol Milena… Muchas gracias…!!!
    Y me alegra mucho que me digas que de alguna manera te hice sentir bien con lo hecho aquí. De verdad, me hace muy feliz…!!!

    Hace unos días que estoy un poquito perdida. Estoy algo cansada y el calor que está haciendo no ayuda a que me sienta muy bien… Además estoy iniciando otras cositas que me llevan algo del poco tiempo que tengo por lo general. Pero ya estaré este fin de semana dejándoles algo más. Seguramente contándoles algunas pequeñas cosas de un período entre difícil y feliz de mi vida.

    Un besito, preciosa…!!
    Y ojalá te pueda ver seguido por aquí..
    Mariel

    Comentario por mariel | 27 noviembre, 2008

  4. Hola Carol y Mariel yo también me he sentido como Vds. y en situaciones parecidas a la que cuenta Mariel. Ya desde niña he sentido que tenia que ser mujer. Por ejemplo me pasaba lo mismo cuando mi mamá me sacaba la malla mojada y me envolvia en una toalla o en una bata al salir del agua en la playa y me sentia igual que las niñas de la vuelta y me quedaba asi todo lo que podia. Pero sentirse mujer no siendolo completa desde el nacimiento no es facil en nuestra sociedad, al menos por ahora porque supongo que en unos años quienes sean de la edad de Mariel y yo porque no se la edad de Carol van a poder optar sin tener problemas lo cual esta muy bien.
    De corazon besitos a las dos.
    Betty C.

    Comentario por Betty | 27 noviembre, 2008

  5. Hola Betty…!!!
    Siempre es lindo recibirte, preciosa…!!

    Y si, creo que tenés mucha razón. En unos años (al menos es lo que espero) habrá algo más de tolerancia y adelantos científicos para que no sea tan lento y traumático el cambio de aspecto y, también, el cambio de sexo para las que opten por hacérselo.

    Se irá viendo de a poco… pero espero que sea así
    Un beso muy grande, Betty…!!!
    Mariel

    Comentario por mariel | 28 noviembre, 2008


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: