Mariel en rose

mi vida como mujer…

El clóset: Importantes puntos para pensar (parte 3)

SOLIDARIGAY: Ahora bien, ¿considera Usted que existe una responsabilidad moral, en cualquier persona gay, de promover avances –en la medida de sus posibilidades- hacia una sociedad cada vez menos restrictiva con relación a la homosexualidad?

JONES: Desde luego. Creo que cualquiera sea a opción personal que cada cual tome, mantiene hacia el colectivo gay obligaciones solidarias. Quienes optan por salir del clóset obviamente no tienen problemas en impulsar abiertamente la lucha por sus derechos. Pero los que permanecen en opciones intermedias o dentro del clóset, también tienen un papel ineludible que realizar a favor de los derechos sociales de las personas homosexuales.

Si es, por ejemplo, un profesor universitario, podrá hacer ante sus alumnos razonamientos científicos en el marco de su competencia que permita a todos sus oyentes comprender de mejor manera el fenómeno predisponiéndolos así para situaciones más flexibles y tolerantes. Ese es su aporte y debe tratar de extenderlo al máximo en la medida de sus posibilidades. Si es abogado, debe fomentar el estudio de las legislaciones más avanzadas en esta materia; si es sacerdote, quizás deba hacer reflexiones desde el campo teológico, espiritual o pastoral; si es médico explicando desde esa óptica esta realidad, etc. Otros, por ejemplo, podrán colaborar con fundaciones u Organismos No Gubernamentales que visitan o favorecen de diversas maneras los derechos humanos lesbigay o que se ocupan de enfermos con sida. Siempre hay y habrá formas de contribuir.

Si no se hace, estaremos siempre con diferencias abismales con relación al mundo desarrollado y esas brechas hay que trabajar por cerrarlas cada vez más. Creo que ese es un deber moral absoluto. No son pocos los que han encontrado su razón de vivir en esta lucha. Y la discriminación en este campo los ha hecho más sensibles a otros tipos de discriminación: por la mujer, por la igualdad étnica, por una mejor igualdad social…

SOLIDARIGAY: Volviendo al campo de las decisiones personales ¿Cuáles son, a su juicio, algunos elementos que cada persona no puede descuidar?

JONES: Creo que hay dos elementos que son muy importantes: uno es la familia (que en Latinoamérica juega un rol esencial) y el otro es el nivel de independencia económica. En efecto, es más fácil salir del clóset cuando una familia tiene una comunicación emocional muy abierta que en otra donde esos temas se silencian. Y de igual manera, la independencia económica es también fundamental para poder dar pasos con mayor firmeza.

SOLIDARIGAY: ¿Y qué tips serían importantes para quienes están dudando sobre si hablarlo con la familia?

JONES: ¡Cuidado con atenerse a las posiciones ideológicas de la familia! A veces padres con criterios muy abiertos o liberales se vuelven muy cerrados si se trata de su hijo o hija, y en otras ocasiones personas ideológicamente conservadoras – pero con un talante afectivo desarrollado– son quienes a veces logran un mayor nivel de comprensión. Por eso, más que en las ideas hay que fijarse en los sentimientos, en la certeza de saberse en verdad amados sin condiciones.

Es también un criterio bastante común entre psicólogos y psicólogas que debe recorrerse un camino que va de lo más fácil a lo más difícil. Comenzar con aquella persona en que se tiene mayor seguridad que no tendrá problemas en la aceptación. Así se irá fortaleciendo la seguridad y construyendo redes de apoyo. No hay que lanzarse sin paracaídas. Al ir despacio, además, se va viendo cuáles razones hacen más comprensible el tema a los demás y se van afinando respuestas.

Si la persona decide hacer el tema del conocimiento de todos, no es recomendable decirlo a todos los sectores al mismo tiempo. Sino decirlo en un sector si así lo decidió. Y, solamente cuando ya ha ganado seguridad en ese sector, decirlo a otro. Un sector puede ser la familia inmediata; otro, la familia extendida; uno más, los compañeros de trabajo o los de deporte, etc. Siempre de lo más fácil a lo más difícil. Así se irá construyendo, poco a poco, una retaguardia sólida que permita ulteriores avances.

Solidarigay: Sin olvidar que la familia, a su vez, puede quedar en el clóset…

Es cada vez más frecuente. Quien se lo dice a su familia debe tomar en cuenta que ahora es la familia la que tendrá el problema del clóset: ¿Dirá la verdad o preferirá ocultarla hacia fuera del hogar? ¿O buscará caminos intermedios (cierta discreción, por ejemplo)? Nuevamente creo que en Latinoamérica las familias tienden mayoritariamente hacia posiciones intermedias. Algunas veces puede ser suficiente. Pero, en otros casos, las familias pueden proponer opciones intermedias que no son buenas para la salud mental de la persona gay.

Si fuera ese el caso, se hace aún más urgente si no se hubiera hecho antes, trabajar el tema de la independencia emocional de los padres para lograr independizarse emocionalmente y así alcanzar una identidad y autoestima propias. Y reitero: es preferible, aunque no siempre necesario, haber logrado la independencia económica

SOLIDARIGAY: ¿Y qué puntos deben cuidar quienes tienden a mantenerse excesivamente resguardados?

JONES: Hay que recordar que se pagan los costos del ocultamiento. A los 20 o 30 años quizás no se planteen tantos problemas, pero ¿Cómo explicar no estar casado a los 40? Con el tiempo, el ocultamiento tiende a complicarse, no a simplificarse. Y, si se es verdaderamente homosexual, casarse es una falsa salida. Quienes se casan, muchas veces desean “curarse”. No lo logran. Y entonces el matrimonio “curativo” lleva posteriormente a aventuras clandestinas, a la vida doble, a la moral doble, y estamos de nuevo en una red de mentiras y culpabilizaciones. Si antes daba miedo que los papás lo supieran, ahora el problema es “qué dirán los hijos”. En definitiva las mentiras de este tipo llevan a la infelicidad.

SOLIDARIGAY: Lo cual nos remite nuevamente a la necesaria aceptación de sí mismo…

JONES: Así es. Porque cuando hay aceptación de sí mismo, esa verdad, realísticamente confrontada con la realidad, generalmente encuentra fórmulas apropiadas. Todas las cosas tienen su tiempo. Unos, cuando se sienten económicamente solventes, declaran abiertamente su condición, aceptan los límites que les supone, y viven felices dentro de los marcos que ellos mismos han creado. Otros, se crean espacios suficientemente amplios para su desarrollo en tanto persona homosexual. La fórmula cada uno tiene que buscarla. Lo que uno trata en el rol de consejería es mostrar en dónde están las luces rojas, en dónde las amarillas y en dónde las verdes.

SOLIDARIGAY: A lo que nadie puede renunciar es al derecho a sentirse feliz y a ser solidario con la causa homosexual.

JONES: Esos son los puntos que deben ser irrenunciables. Añadiría un tercer punto: evitar obsesionarse con “mi” problema. Hay que tener ojos para ver el mundo en que vivimos… gentes con hambre, sin empleo, niños y jóvenes pegados a la droga y viviendo en la calle, emigrantes en situaciones críticas, personas con problemas colectivos de salud o educación, etc. Y… ¿No puedo hacer nada por ellos? ¿No puedo darle un sentido a mi vida que vaya más allá de los problemas de “mi” ombligo? Cuando uno logra abrirse a un ideal mayor que uno mismo, y ello se plasma en diversas maneras de solidaridad, se ha encontrado una importante llave de salud mental. Si es auténtico en ese sentir y hacer, la persona homosexual logrará una alegría que nadie se la podrá quitar.

Tomado de Solidarigay

VER PARTE 1

—————————————————

Hola amigos y amigas…

Debido a que Blogger me suprimió los blogs recientemente, estoy reinciando todo otra vez. Por eso no van a encontrar el contenido que había antes en este post. Estoy tratando de reponer lo más que pueda de lo que había y siempre agregando cosas nuevas… También muchas fotos.

Les pido disculpas y espero que sigan visitándome.
Siempre encontrarán material de su interés y fotos de chicas hermosas…

Un beso grande y los espero.
Muchas gracias…!!!!

Mariel

10 octubre, 2008 - Posted by | artículos interesantes, sexualidad, travestismo | , , , , , , , , ,

1 comentario »

  1. […] VER PARTE 3   […]

    Pingback por El clóset: Importantes puntos para pensar (parte 2) « Mariel en rose | 20 julio, 2011


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: